Aviso Legal
Política de privacidad

Riego por goteo

La tecnología de riego por goteo utiliza cantidades controladas de agua proporcionalmente a la capacidad de absorción del suelo y la evapotranspiración que se produce cerca de la planta.

Éste sistema es especialmente adecuado para los cultivos hortícolas: verduras, invernaderos, jardines, viñedos y huertos, así como flores, maíz, etc. con la posibilidad de un alto grado de mecanización.

El funcionamiento de este sistema se basa en la distribución de agua de manera uniforme en puntos cercanos a las plantas, lentamente, gota a gota, a velocidad y frecuencia adaptada a las necesidades de la planta, con la posibilidad estricta de compensar la evapotranspiración, lo que permite un control exhaustivo.

El sistema de riego por goteo proporciona una salubridad especial con respecto a otros métodos de riego debido a:

  • al no humedecer hojas ni frutos, reduce enfermedades y epidemias
  • la baja humedad atmosférica ayuda a eliminar la aparición de enfermedades fúngicas
  • los plaguicidas se fusionan con el agua durante el riego prolongando así su tiempo de acción y la reducción del número de tratamientos aplicados. Por lo tanto, la cantidad de las sustancias químicas utilizadas
  • debido al riego localizado en puntos concretos, ayuda a reducir la densidad de las malezas y su desarrollo

El riego por goteo, es un método fácilmente adaptable a cualquier terreno, siendo un método uniforme y eficaz en terrenos accidentados o con pendientes.

Debido a la lentitud del movimiento del agua al suelo, se elimina casi por completo el aire durante la penetración del agua. Los microporos del suelo, en general, permanecen secos y el nivel de humedad es sólo ligeramente superior, con la excepción de la zona donde está actuando el gotero. Esto permite que el suelo y las raíces de las plantas tengan una oxigenación adecuada durante toda la temporada, sin ningún cuello de botella durante o inmediatamente después del riego.

Se puede utilizar para el riego de 24 horas, independientemente de situaciones extremas. Siempre, teniendo en cuenta la permeabilidad del terreno y los requisitos y necesidades de la planta.

Se elimina totalmente la pérdida periférica de agua .

La temperatura del suelo se mantiene alta durante el riego, lo que conduce a la madurez temprana de los cultivos; hecho de gran importancia para el riego en invernaderos.

Este sistema de riego utiliza bajas presiones (de 0,3 a 1,05 atmósferas), lo que genera un menor consumo de energía utilizada para el bombeo del agua, evitando así el daño causado por el agua en el trabajo a altas presiones.